Nela. «Me dijeron que fue una muerte natural»

Cuando tenía 12 años, el abuelo de Marianela murió. Le dijeron que fue de muerte natural.

Recordá que si tenés fuertes deseos suicidas, podés llamar al 911 o bien, en nuestro sitio web encontrarás una serie de contactos para pedir ayuda.

Nela. «Me dijeron que fue una muerte natural»

Hola, mi nombre es Marianela, y este fue el día más triste de mi vida. 

Cuando tenía 12 años, mi abuelo se murió. Él y yo éramos súper unidos. Me dijeron que había sido como una muerte natural y pues yo lo llevé bien. Además, uno a esa edad como que siento que a veces logra llevar mejor las cosas, no se, personalmente yo sentí que pude entender que era un proceso de la vida y ya.

La cosa es que pasaron los años y a los 15 estaba con mi papá hablando. Me dijo que tenía que decirme algo: que en realidad mi abuelo no se había muerto de un ataque cardíaco, se había suicidado. 

Obvio,  yo con 15 años me quedé en shock.  No dije nada, en serio en el momento no pude procesarlo. Por lo años que siguieron tampoco, o sea, ¿cómo se supone que voy a llegar a contarle a una amiga que me siento mal por eso? En ese momento la gente no era tan consciente de la salud mental y todo eso. Iban a quedar traumatizadas seguro, iban a actuar igual que yo, no iban a saber qué decir. 

Pasó como un año, o un año y medio, y tuve un par de meses en que estuve en depresión. Los meses más eternos de toda mi vida. Sentía que iba a estar así para toda la vida. Además, lo de mi abuelo era un tema que se volvió un fantasma emocional que andaba cargando siempre. En ese tiempo que estuve así, empecé a pensar en cómo a mi papá le afectó toda la muerte de mi abuelo. Empecé a darme cuenta por qué él estuvo tan triste todos esos años, y obvio era porque también él tenía depresión. 

Ya tenía sentido porque pasaba tomando pastillas.

Con el tiempo terminaron esos meses de depresión. Empecé a sentirme mejor. Igualmente llevaba esa carga emocional, pero lo manejaba de mejor manera. Era algo que tampoco me venía a la cabeza todos los días. Poco a poco lo empecé a dejar atrás y ya no era un tema que me desestabilizaba como al principio.

Entré a la universidad, y bueno como todos, empezamos esta nueva etapa, súper chiva, conociendo gente nueva. La verdad mi mente estaba muy enfocada en la U, porque por fin estaba estudiando lo que tanto quería. 

Un día iba para clases y mi papá me dio ride. Me baje normal, me despedí y me fui rápido porque tenía un examen. Pero me quede con algo ahí en la mente de que tenía que llamarlo o mandarle un mensaje porque sentí algo muy raro. Pasaron unas horas y no me dio tiempo la verdad, ni de un mensaje entre tanta cosa. 

Al final, recibí una llamada donde me decían que mi papá había hecho lo mismo que mi abuelo. 

Los recuerdos de ese día son bastantes, no sé cómo explicarles, en mi mente se ve como nublado, nada más me acuerdo que mi vida se detuvo y se vino debajo de un sólo porque el mayor miedo que tenía era ése, y paso. Estaba pasando en ese instante, ya era realidad. 

No les miento, obvio al principio fue una montaña rusa, de altos y bajos. Creo que haber digerido antes tanto la idea por el miedo que tenía, me ayudó a procesarlo un poco mejor al pasar los meses. Hoy en día es algo, que como a cualquier persona que se le muere alguien, uno la extraña y se siente triste. 

El hecho de ir olvidándose de la voz suele dar impotencia pero es parte del proceso. 

Me siento bien, ya dejó de ser algo que tenga presente todos los días. Por dicha tampoco nunca me sentí culpable de absolutamente nada. Y ahora ver tanta conciencia social sobre la salud mental es súper bonito. Que dicha que ya no es un tabú.

Y bueno ese día, sin duda fue el más triste de mi vida. Y estoy segura que muchos han pasado por algo parecido, eso me hace sentir menos sola en el mundo.

Y por eso no soy especial.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *